INICIO
Data.Chaco
Urbano
Más
Vademécum
RSS

19.4.08

Caracterización del pelafustán

Pese a que el Diccionario de la Real Academia Española lo define como una persona insignificante y mediocre, un pelagatos, el pelafustán adquiere en este manual una significación un poco más amplia, aunque siempre con la medianía como rasgo principal. Así, el pelafustán deviene aquí en una entidad social con límites algo imprecisos, pero no por ello difícil de identificar.
En la búsqueda de un perfil más acabado del pelafustán, el objetivo de este manual, resultó de incuestionable valía el trabajo desarrollado al respecto por la Asociación Caminos Escabrosos, una organización creada con el fin de desprestigiar públicamente a los pelafustanes.
Pese a haber desarrollado una intensa actividad, el grupo se desintegró poco después porque sus miembros consideraron que, en el cumplimiento de sus objetivos, ellos mismos habían incurrido en algunas vulgaridades. La disolución de la Asociación fue una actitud noble de sus integrantes, que, según algunos testimonios, se sintieron “cooptados” por su adversario.
La primera tarea a la que se abocó la Asociación fue establecer algunas pautas de cómo identificar a un pelafustán. Un documento recuperado en el local donde funcionó la sede de la Asociación, entre otros papeles sin valor, se titula Caracterización del pelafustán. A pesar de que las acotaciones encabezadas con “en rigor” evidencian el ánimo resentido de sus autores, el escrito aporta datos interesantes. Se transcriben aquí algunos de ellos:
“El pelafustán casi siempre se define como una persona simple, desinteresada por las cuestiones profundas de la existencia; su afán es disfrutar sin restricciones de este corto paso por la Tierra. En rigor, el pelafustán es un tilingo.
El pelafustán se dice frontal, espontáneo; declara despreciar los ambages y, con frecuencia, no mide sus palabras. En rigor, el pelafustán es maleducado, soez e impertinente.
El pelafustán declama disfrutar en todo momento de las pequeñas cosas. En rigor, el pelafustán es un ser insustancial; sólo él puede hallar el sabor de la vida camino a la verdulería.
El pelafustán, en general, desprecia el arte, la literatura y todo aquello vinculado con la satisfacción intelectual y espiritual. En rigor, también hay pelafustanes en los círculos denominados intelectuales y de la cultura”.

El documento contiene más juicios de este tipo; sin embargo, hay uno que sobresale particularmente: “El pelafustán afirma a menudo que, si hubiese nacido mujer, sería puta”. Esta sentencia provocó acaloradas discusiones entre los miembros de la Asociación y, al final, su inclusión en la Caracterización… no fue una decisión unánime.

4 comentarios:

Guillermo dijo...

Con relación a la última afirmación del grupo, sobre si los pelafustanes de haber nacidos mujeres serían "PUTAS" (muy PUTAS según un libro de mi autoria, pero esta es una disputa de copyright.) la pregunta que subyase en mi inconsciente colectivo; inconsciente: porque duermo todo el día y colectivo porque no me alcanza para el remiss (siendo este mi pasaje directo a las más altas esferas del círculo del poder pelafustán), es si las mujeres deseosas de ser hombres, serian putos.

Pinino dijo...

Muy buen comentario Guille, aplausos...

Anónimo dijo...

Esa expresion es mas vieja que la moda de andar a pie no se como un autor la toma como propia, yo por lo menos la conozco desde hace mas de 60 años y la conocì de mi papà

Alejandro Varela dijo...

la verdad... genial!

50 AÑOS DE RAYUELA

Se presentó el Año Cortázar | Video | Télam.

Hablemos de Rayuela | Audio | Télam.

Y ahora vamos a ponerle la tapa | Télam.

Rayuela infinita | Urbano.

Fieles de la iglesia cortazariana | El País.

Sigue el juego | Sergio Ramírez | El País.

París sigue queriendo a Cortázar | Miguel Mora | El País.